Books for changing the world
Menu
Menu

Lanzamiento del libro Mi María

Mi María: Surviving the Storm reune diecisiete historias de perseverancia y comunidad las cuales nos llevan a cuestionar lo que significa ser un ciudadano americano en un ámbito colonial, a reflexionar sobre cómo las comunidades se unieron de cara al desastre y a ser testigos de cómo se agrava la inseguridad para aquellos que residen en la primera línea de la crisis climática. Combinando historias orales y testimonios cortos, el libro presenta una historia polifónica del huracán y sus efectos extensos mientras las personas esperaban por asistencia y ayuda humanitaria que escasamente llegó y las comunidades se organizaban en colectivos para apoyarse durante la recuperación.

Celebre el lanzamiento de Mi María: Surviving the Storm, un nuevo libro de Voice of Witness y Haymarket Books, con una conversación de mesa redonda sobre las repercusiones del huracán María en Puerto Rico.

Transcripción del evento en Español:

Hola, y bienvenidos a todos los que sintonizan. Muchas gracias por acompañarnos en el evento de lanzamiento de Mi María, sobreviviendo la tormenta, presentado por voice of witness y Haymarket books. Soy Ela Banerjee, coordinadora de asociaciones comunitarias, a voice of witness, y estoy encantada de presentar este importante proyecto y a los oradores de hoy.

Antes de comenzar, quiero tomar un momento para reconocer que si nos reuniéramos físicamente en un lugar, reconoceríamos y agradeceríamos a aquellos en cuyo terreno estuviéramos. Ya que estamos virtuales hoy, voy a compartir que estoy llamando desde la tierra de Ohlone, también conocida como Berkeley, California. Animo a aquellos que están viendo mediante el chat a compartir las tierras indígenas de donde están llamando también.

Y si aún no lo sabe, puede buscar su área en el sitio web, native-land.ca. Este evento tendrá subtítulos cerrados disponibles en español e inglés. Las instrucciones para acceder a los subtítulos serán publicadas en el chat. El evento de hoy inicia el lanzamiento de este increíble nuevo libro en la serie voice of witness, Mi María, sobreviviendo la tormenta editada por Ricia Chansky y Marci Denesiuk. Hace casi exactamente cuatro años, en septiembre de 2017, el huracán María se apoderó de Puerto Rico durante más de 30 horas, la tormenta fue brutal, pero había más catástrofe por venir como resultado. La falta de apoyo y ayuda del gobierno dejó a muchos en el archipiélago sin vivienda, electricidad, agua potable, alimentos y atención médica.

Durante no tan solo meses, sino años más tarde, Puerto Rico todavía está recuperando. Mi María sobreviviendo a la tormenta es una colección de historias orales que reúne 17 historias de puertorriqueños, contadas en primera persona, que exploran cómo las comunidades se unen a raíz del desastre. Lo que significa ser ciudadano estadounidense en un contexto colonial y cómo la preparación y la inequidad se exacerban en las primeras líneas de la crisis climática.

Mi María es el último libro de la serie de la voice of witness, que es una entidad sin fines de lucro que se esfuerza en amplificar el derecho humano mediante la historia oral. Las voces de las personas impactadas y luchando contra la injusticia. Voice of witness proporciona historia oral, adiestramiento, editoriales, orientación y financiamiento para este proyecto. Y el libro es publicado por Haymarket books, una editorial independiente con sede en Chicago.

El libro fue lanzado oficialmente hace sólo dos días y está disponible para su compra ahora en el sitio web de Haymarket. Mi María es muy accesible para lectores de todos los orígenes, incluyendo estudiantes. También tenemos planes de lección gratuitos correspondientes que los educadores y defensores pueden descargar directamente desde el sitio web de voice of witness. Ahora tengo el honor de presentar a nuestros increíbles oradores para el evento de hoy. La Dra. Ricia Chansky es profesora en el departamento de Inglés de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, y coeditora de este nuevo libro; Ricia trabajó con voice of witness con más de 150 de sus estudiantes para corregir y amplificar las historias de los sobrevivientes del huracán a lo largo del archipiélago, que floreció en un proyecto de historia oral a gran escala, y condujo al desarrollo de este libro. Ricia será la moderadora del evento de hoy. 

Zaira Arvelo Alicea es la primera narradora de Mi María. Y también es la especialista en currículum del proyecto. Es escritora, editora y educadora con un enfoque en los estudiantes de inglés y la equidad. Zaira y su esposo sobrevivieron al huracán María, flotando en un colchón de aire durante 16 horas, atrapados dentro de su casa que los llevó a permanecer sin hogar durante más de un año después del huracán y a su vez resalta varias fallas en el sistema federal de respuesta a desastres.

También tenemos otro narrador del libro con nosotros hoy. Lorel Cubano Santiago. Lorel es un organizador comunitario y fundador de la fundación Old San Juan Heritage, así como del centro de arte comunitario, Colectivo Perlarte. Después del huracán María, Lorel coordinó esfuerzos de ayuda mutua con su comunidad para alimentar a cientos de personas a pesar de no recibir ninguna ayuda de los buques de suministro, que atracaron a pocos minutos de su vecindario en San Juan.

Y nuestra última oradora es Brenda Flores Santiago. Brenda era estudiante de la clase de inglés de Ricia en la Universidad de Puerto Rico, donde comenzó el proyecto de narración. Brenda entrevistó a su padre, cuya narrativa en el libro se centra en navegar por la terrible falta de apoyo de FEMA y los servicios de salud que se desmoronan después del huracán.

Brenda recientemente dejó Puerto Rico para comenzar su programa de posgrado en traducción e interpretación en la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign. Ahora, antes de pasar el micrófono a nuestros oradores, nos gustaría compartir un breve video que les da un vistazo del panorama detrás del lente. Vea el proyecto Mi María. Gracias nuevamente por sintonizar, y esperamos que disfruten de la importante conversación de hoy.

[…]

Me gustaría decirle muchas gracias a nuestro anfitrión por tenernos aquí esta noche. Gracias a voice of witness y Haymarket books. Me gustaría decir, muchas gracias a mis amigos que están aquí conmigo esta noche. Zaira, Brenda Lorel, gracias.

Cinco semanas después de que el huracán María tocó tierra en el archipiélago puertorriqueño y la muerte llego a cada espacio, lo cual afectó a que nuestras clases en la universidad de Puerto Rico reanudaran; como persona erudita de narrativas autobiográficas, una persona que estudia cómo la gente cuenta las historias de sus vidas. Invité a cada uno de mis estudiantes a decirme algo que llevaban por dentro.

Algo que era una carga del huracán que tenían que dejar ir. Recibí más de 100 anécdotas de experiencias del huracán María. Todas estaban escritas con lápiz en papel, y los leí a la luz de las velas, porque pasarían meses hasta que tuviéramos electricidad nuevamente. Esas narraciones me hablaron de estudiantes sentados en sus casas mientras sus techos eran arrancados seguidos por sus posesiones hacia el vacío del huracán.

Las palabras gritando y llorando fueron repetidas una y otra vez mientras leía a la luz tenue de velas, hasta que llegué a la narrativa de Alejandra. Alejandra me contó que el momento más duro de su vida fue cuando vio a sus vecinos cavar dos tumbas en su patio porque los familiares no habían sobrevivido a las secuelas de la tormenta porque en sus palabras, no había energía eléctrica y los hospitales permanecían cerrados.

Leer la narrativa de Alejandra me hizo querer hacer algo por mis estudiantes, quería ayudar a situarlos después del desastre, mostrarles que sus voces importaban. En ese momento, yo iba a un café en la Plaza de mi pueblo, Café 413. Iba para allá porque tenía un generador que proporcionaba electricidad y tenía un hotspot móvil.

Generosamente me permitieron hacer mi oficina en el restaurante por largos meses. Uno de los primeros correos electrónicos que recibí en esa oficina improvisada fue un correo electrónico de voice of witness diciendo, tenemos una convocatoria abierta. ¿Tiene alguna idea para una colección de historias orales? ¿Tiene historias que necesitan ser amplificadas?

Sabía que tenía algunas historias que se podían contar de esta manera, y pensé que tal vez mis estudiantes estarían interesados en colaborar conmigo para que no sólo pudieran contar las historias de sus vidas, sino que pudieran entrar en su comunidad de origen, y reunir y difundir historias del huracán. Y sus largas secuelas. Solicité la beca de Café 413, y me encantó ser elegido, para colaborar con voice of witness. Esos 150 estudiantes que mencionó Ela fueron adiestrados en la colección, transcripción, traducción, edición y difusión ética de historias orales. Todos ellos participaron en este proyecto y fue para mí una gran alegría colaborar con ellos.

Ocho de las narraciones de nuestro libro comenzaron en esa clase. Cuando muchos de nosotros todavía no teníamos electricidad, cuando algunos de nosotros no teníamos agua pluvial. Y cuando todos estábamos inseguros sobre nuestro futuro, las personas que comparten conmigo esta noche son muy especiales por muchas razones. Pero quiero señalar el hecho de que Zaira es la primera persona que entrevisté para este proyecto. Cuando nos conocimos por primera vez nos encontramos en una plaza de pueblo rota y con electricidad bastante limitada. Y con los sonidos de la reconstrucción a nuestro alrededor, Lorel, fue la última persona que entrevisté para este proyecto. Cuando nuestra isla cerró por el coronavirus, cuando que teníamos toques de queda, cuando no podíamos salir de nuestras casas, yo estaba viajando a través de la isla grande de Puerto Rico con mi colaborador Marci Denesiuk, mientras corríamos a conocer a Lorel. Nos sentamos en su balcón trasero, con vistas al océano.

Mientras hablábamos y hablábamos, estábamos pendientes del reloj para ver si llegaríamos a casa a tiempo. Brenda es mi querida estudiante. Ella es una de las primeras estudiantes, que obviamente todavía nos emociona muchísimo así que favor de disculparnos. Ya que nos conmueve el tema que estamos discutiendo. Brenda fue la primera estudiante que se unió a este proyecto.

Ella ha trabajado a mi lado durante cuatro largos años mientras trabajaba para primero reunir la narrativa de su padre. Y ha trabajado en ello a lo largo de todo este proyecto. Pero luego se comprometió a ser traductora de proyectos, comercializadora de proyectos, líder de proyectos y ha asistido a innumerables reuniones, conmigo. Es un grupo de amigos muy especial.

Me alegra que estén aquí con nosotros esta noche para esta conversación. Me gustaría tomar un minuto para preguntar a cada una de las personas que se unen a mí esta noche. Si quisieran saludar, y decir de dónde se están conectando. Lorel, ¿te gustaría empezar?

Creo que tu micrófono sigue apagado. 

Lorel. 

Perdón. 

Gracias por su hermosa presentación y por invitarme a ser parte de su hermoso proyecto. Mi nombre es Lorel Cubano, soy la directora ejecutiva de Old San Juan Heritage Foundation. Estamos ubicados en La Perla, que es una comunidad desatendida en el Viejo San Juan. 

Gracias Lorel, sí, eso es un gran comienzo introducción, introducción. Muchas gracias, Brenda, ¿te gustaría presentarte y decir dónde te encuentras esta noche?

Si. Hola, mi nombre es Brenda Flores Santiago. Actualmente estoy en Urbana-Champaign, Illinois, y las personas que son nativas de esta tierra son los

Peoria, Kaskaskia, Piankashaw, Wea, Miami, Mascoutin, Odawa, Sauk, Mesquaki, Kickapoo, Potawatomi Lo siento si no pronuncié esos nombres correctamente quería mencionar a la gente que posee correctamente esta tierra. Estoy súper feliz de estar aquí y ... conversar. 

Gracias, Brenda.  ¿Zaira?

Hola a todos y saludos. Soy. Zaira Arvelo Alicea, Y hoy me conecto desde la casa de mis padres en Lares, Puerto Rico. Así que el campo de la isla grande. 

Genial. Gracias a las tras por unirse a nosotros esta noche para tener esta conversación. Estoy tan contenta de esta aquí con ustedes. Vamos a empezar nuestro programa esta noche con la lectura de un breve extracto de cada una de las historias de nuestros narradores

Y luego tendré una pregunta para cada uno de ellos. Después de leer esa narrativa, empezare con Lorel, y luego iré a Zaira, y luego Brenda, iré adonde ti. Esta fue una parte de la narrativa de Lorel y espero que puedan imaginarse conmigo a La Perla, encaramada sobre el océano con la brisa del Caribe, soplando a lo largo del edificio.

Mientras nos sentamos juntos y vemos a Lorel sonreir su hermosa y brillante sonrisa al contarnos esta historia. La gente ahí era y todavía son discriminados porque son pobres. Estamos literalmente fuera del muro, del Viejo San Juan, una de las zonas turísticas más grandes de Puerto Rico y también un barrio donde viven personas muy acaudaladas.

Pienso que tenemos una de las mayores disparidades de riqueza, si no la más grande de los estados unidos por lo que el muro entre los vecindarios es no tan solo literal, pero también mental. Aprecio y amo el muro histórico, pero siempre me pregunto cómo puedo derribar ese muro mental aquí y también en Puerta de Tierra, donde vivió mi abuelo. Son las comunidades donde hemos mantenido a los pobres; cerca de 1200 personas viven en La Perla. Actualmente, hay familias que nacieron y se criaron allí y se enorgullecen de ello. La comunidad es extremadamente vulnerable. Nuestra gente ha sido maltratada sistemáticamente. Durante toda nuestra vida. Nadie va a ayudar a nuestra comunidad porque La Perla también es codiciada.

Ahora es terreno codiciado. En el 2012 Donald Trump vino aquí y quería comprar el terreno para convertir esto en Santorini u otra comunidad insular griega. Si no hay llega la ayuda aquí, la gente está esperanzadas en que los residentes abandonen el área para ellos poder comprarla. Eso es lo que quieren. Por eso digo que la falta de ayuda aquí es sistémica, es por diseño. 

Lorel, creo que es una historia muy importante con la cual comenzar porque demuestra que mientras el huracán fue un desastre, Fue un acontecimiento terrible, pero dentro de un contexto más amplio de colonialismo y ciclos de pobreza. ¿Podrías hablarnos un poco más sobre eso, Lorel?

 Si, puedo. 

En ese momento, cuando estaba viendo todos esos barcos, porque eran cientos y cientos de contenedores de ayuda llegando a Puerto Rico. Y la falta de respuesta del gobierno, fue, no tenía sentido. Estamos aquí, a tan solo minutos de donde están almacenando todos estos contenedores y no vemos nada salir ni nada siendo distribuido. 

La falta de respuesta del gobierno estuvo al borde del genocidio. Pero antes de eso estábamos experimentando una recesión durante los últimos 20 años. Que creo que también es por diseño porque hay un montón de dinero caliente dando vueltas con todos estos políticos en la puerta giratoria. Y entonces toda esta deuda se ha acumulado Pero ahora el pueblo 

Es el que tiene que pagar por ello. Nosotros somos los que hemos estado, hemos impuesto estas medidas de austeridad y la falta de servicios básicos para los puertorriqueños durante los últimos 20 años ha estado disminuyendo constante y horriblemente. Yo digo que están creando circunstancias para empujarnos fuera de la isla a la gentrificación, y luego, están dando todos estos incentivos fiscales para la baja 22 y Los 60 que son las personas que vienen aquí al frente, el IRS vamos a llamarlo por su nombre.

Y no hay nada que podamos hacer al respecto. Porque somos un viaje en ferry, y todavía somos una colonia. Estamos bajo el gobierno de los Estados Unidos. El presidente de los Estados Unidos es nuestro emperador porque se nos ha impuesto. Es algo de lo que tenemos que actuar, difícil de hablar, pero tenemos que empezar ahora mismo. 

Así es. Lorel, muchísimas gracias. Y creo que es importante que la gente que se une a nosotros esta noche sepa que la gene de Puerto Rico son ciudadanos estadounidenses, pero son ciudadanos que no tienen derecho al voto por el presidente y que no tiene representación electoral en el Congreso.

Y en lugar de ser participantes, El gobierno, está gobernado por el gobierno. Y Lorel está haciendo referencia a la ley promesa, que puso en marcha un consejo de administración fiscal y de supervisión. Y esa junta nos dice cómo podemos gastar nuestro dinero. Y ha recortado los servicios médicos. Ha recortado los servicios sociales.

Ha reducido la educación al punto en que ha creado una crisis humanitaria. Y nuestros huracanes Irma y María, y nuestro enjambre de terremotos y el COVID han llegado en medio de una crisis económica que fue creada. Lorel, muchísimas gracias. Voy a pasar ahora a la narrativa de Zaira.

Y como Ela declaró al principio Zaira y su pareja fueron capaces de sobrevivir a las inundaciones masivas flotando en un colchón de aire roto y parcheado durante horas. Este es el extracto de su narrativa. Cuando la puerta estaba finalmente abierta, agarré la mochila con todos nuestros papeles importantes y se los pasé al tipo del kayak.

Me resbalé del colchón, en el agua negra y me empujé al espacio donde estaba la puerta. Puse mis manos arriba a la izquierda y arriba a la derecha de la puerta. Y abrí mis piernas de la misma manera, abrazándolas para que no me sumergiera solo dos o tres golpes. Nadar me llevó más allá de nuestro balcón al kayak de plástico.

Me aferré a algunos cables en la parte trasera del kayak y fui arrastrada junto con mis piernas detrás de mí. Velando de no dejarlos caer al agua. Había muchas cosas en el agua: árboles arrancados, limones, guayabas, alambres de púas, postes eléctricos, cercas, lagartos. Tenía lagartos tratando pasearse encima de mí. Recuerdo que me agache Para no tocar los cables de una línea eléctrica que todavía estaba de pie. Así de alto estaba el agua. Estaba completamente desorientada, no tenía ni idea de dónde estaba. El kayak seguía pasando por encima de casas que también estaban bajo el agua. Mientras yo las miraba. Zaira, Muchas gracias por compartir esta historia tan poderosa con nosotros.

Me gustaría pedirles un poco que nos cuenten un poco, por favor, sobre el contraste entre esta sobrevivencia, estos momentos de sobrevivencia que comparten en su historia. Y lo que aconteció después. ¿Puedes contarnos un poco más sobre su historia? ¿Qué pasó después de que esta persona desconocida en un kayak vino y te rescató?

Seria un placer. Al principio no teníamos, por supuesto, ni idea de quién era esta persona. Eran dos hombres jóvenes y Descubrimos quiénes eran porque terminé escribiendo un artículo para un periódico local en Puerto Rico de El Nuevo Día. y la gente empezó a comentar y decir, oh, he oído hablar de esta historia. Y pienso, sé quién es la persona.

Y siguió corriendo de boca en boca, que creo que es un testamento de lo que estaba sucediendo durante y justo después del huracán, sin ninguna telecomunicación en absoluto, volvimos a lo que mencionaste, Ricia. Volvimos al bolígrafo o lápiz y papel. Las empresas volvieron a usar pintura en aerosol, para poner mensajes en las ventanas y sus puertas para que sus clientes supieran estamos cerrados ahora mismo, pero abriremos de nuevo y estaremos bien. Creo que lo más importante para mí fue este contraste. Estando tan cerca de una instalación militar, tan cerca de una guardia costera, base activa en el área oeste de Puerto Rico en Aguadilla. y pensando que alguien vendría, que tienen todas estas enormes naves que pueden desplegar en segundos.

Y tienen tanta tecnología. Y dicen que si van a ayudar a alguien, seremos nosotros como Lorel, estábamos a dos minutos de la base y de un aeropuerto. Nuestros armarios vibraban, cada vez que un avión arrancaba. Y estás pensando Si esta zona se inunda alguien con un uniforme militar, alguien que es un oficial, un bombero, un oficial de policía vendrá a ayudarnos porque estamos aquí.

Ellos pueden ver la inundación. Ellos saben que son casas y que somos ciudadanos estadounidenses. Pero, por supuesto, eso no fue lo que pasó. Terminamos descubriendo que el joven que nos ayudaba era ayudante de un maestro de una escuela militar local en Aguadilla. Y nos dimos cuenta de que mucho tiempo después de que haya sucedido todo esto, lo conocí en persona, una vez, lo creas o no comprar comprando pinchos en Aguadilla. Así fue como nos conocimos, como nos vimos cara a cara. Y fui yo quien reconoció su foto. Porque lo había buscado en línea y en las redes sociales. Y pudimos conectarnos después del huracán y yo me detuve y le pregunte si era él y me contesto que sí. Y en ese momento también estaba trabajando en la construcción.

Así que tuve un maestro trabajador de la construcción que pidió prestado un kayak y esta fue la persona que nos ayudó, no ningún oficial. Y la única razón por la que alguien vino a socorrerme a mí y a mi esposo fue porque teníamos un silbato de emergencia que insistimos en usar porque teníamos una linterna por la noche y hacíamos intervalos de luz al agua a alguna otra luz.

Podíamos ver a través de la luz falsa. Y dos chicas oyeron el sonido del silbato e insistieron en que había gente allí. Fueron estos jóvenes, los únicos que escucharon la llamada de estas chicas.

Zaira, como siempre tengo tu historia me dio escalofríos y creo que una de las cosas que siempre me impacta de tu historia es la forma en que los extraños, estos no eran tus mejores amigos. Estos no eran miembros de tu familia. Estas no eran personas que conocías, extraños se unieron para ayudar a salvarte y a tu esposo y darles suministros.

Muchas gracias, Zaira, gracias, Brenda. Y como dije, al principio, Brenda y yo tenemos una relación única porque fuimos una asociación de estudiantes de la facultad que trabajamos tan arduamente para escuchar la historia de su padre y escuchar las cosas que él tenía que contarnos. Y espero que cuando lean el libro vean algunas de las historias muy graciosas y hermosas que Luiz, el padre de Brenda cuenta sobre haberse criado en Juncos y con mucho amor de familia y la pelota a su alrededor en todo momento.

Y lo que estoy leyendo ahora mismo es un extracto de la historia de Luiz que Brenda recopiló. Y trabajé en asociación con ella para traerlo a, a esta narrativa. Luiz, el padre de Brenda, es un vendedor ambulante, y ha estado trabajando tanto después del huracán tratando de determinar cómo conseguirá comida para todos los sitios de los que es responsable?

¿Cómo alimentará a todas esas personas? Pero mientras se preocupa por poner comida en manos de la gente en su propia casa, su padre, su propio padre está esperando a que la clínica de diálisis reabra. Este es el extracto de la narración de Luiz. Mi padre necesita diálisis cada dos días sin su tratamiento.

No puede vivir después del huracán. Yo no tenía ni trabajo, ni ingresos. Pero además de eso, no había gasolina, agua o electricidad, y no había manera de recibir diálisis, el centro donde va para el tratamiento permaneció cerrado después del huracán. Y no sabíamos cuándo abriría de nuevo, no había información oficial, ni plan alguno.

Habíamos acabado de enterarnos que personas desesperadas habían robado el combustible diésel del generador del centro de diálisis. Así que no podía funcionar. Brenda, están pasando muchas cosas en la narrativa de tu padre, es una historia muy rica. Y una de las cosas que pudimos pensar es que los suministros que se suponía que FEMA estaba circulando, que Lorel ha mencionado, que Zaira ha mencionado, tu padre estaba en la vanguardia de ver que esos suministros no estaban llegando a las tiendas de comestibles más pequeñas y las comunidades y que no estaban siendo distribuidas en esas comunidades.

Pero también está esta historia muy personal entretejida que mientras está tratando de ayudar a otros, mientras está tratando de conseguir comida para otros, también necesita cuidar de su propia familia, su padre y tú y tus hermanos y tu madre también. Me pregunto si podrías hablarnos un poco más sobre eso y tal vez sobre lo que le ha seguido aconteciendo con tu padre.

Sí, como mencionaste, mi padre tenía muchas responsabilidades y estaba manejándolas todas internamente, como suele hacer. Cuando me senté a escucharlo a él y a su narración empecé enterarme de muchas cosas que no sabía en el momento ya que yo misma estaba pasando por ello también. 

Si. 

Una de las cosas que ocurre con FEMA es que la comida, las cosas que se suponía que entregaran a la gente y los municipios que los necesitaban, porque él es toda su carrera. estaban tomando los contenedores, y vaciándolos, y utilizándolos para FEMA. pero no estaban llegando a donde se suponía que llegaran. Estaba pasando por un momento en el que estaba muy frustrado porque se suponía que llegarían. Entiendo totalmente lo que están haciendo, pero no les están llegando. Entonces, ¿qué están haciendo realmente? Y fue un momento muy frustrante para él porque él estaba como, estoy, mis manos están atadas. Soy la persona a la que acuden. Mi padre ha tenido esa ruta, como vendedor, por 25 años. Desde que yo, desde cuando mi mamá estaba embarazada conmigo. Así que no son sólo sus clientes, son como familia.

Y uno de los, sus clientes, de San Lorenzo, es un amigo muy cercano de nuestra familia así que, probablemente, cuando él tuviera, nos regalaba cosas. Así que él tiene todas estas responsabilidades. Y además de eso, la salud de mi abuelo está en la línea Por las mismas razones por no tener un plan de los municipios, por gente que estaba desesperada.

Así que también tienes emociones encontradas porque estás frustrado. También estás enojado, pero también entiendes lo que está pasando, pero no tiene sentido.  

Es algo que me encantaría y estoy seguro de que le encantaría decir que se detuvo meses después del [risas] huracán, pero lamentablemente es algo que estado pasando en este momento. Hay muchísimos problemas sucediendo en, con la distribución y, en la isla y en la isla grande y en nuestras pequeñas islas hermanas, como Vieques y Culebra. Mi papá también es el vendedor que distribuye comida 

A Vieques y Culebra. Y ahora mismo, tiene clientes que no están recibiendo los suministros que necesitan debido a las huelgas que están ocurriendo con los conductores porque no se les paga. Así que algo que estaba sucediendo hace tres años y mucho antes, todavía está sucediendo en este momento. Y esa sensación de tener las manos atadas es todavía muy apremiante. en su vida.

Si, Brenda, muchísimas gracias. Y creo que es muy importante resaltar que Puerto Rico es un archipiélago y hay varias islas que son parte de Puerto Rico.

Y dos de las islas al extremo son los municipios de. Culebra y Vieques, donde viven muchas personas, y la manera de llegar a Culebra y Vieques es por ferry o avión. Y después de los huracanes el ferry fue interrumpido. No han tenido servicio estable desde el huracán María en 2017 y el huracán Irma, lo que impactó a estos municipios muy fuertemente.

Y creo que también es importante señalar que la clínica de Culebra fue destruida y el hospital de Vieques fue destruido. Y es sólo a través de ciudadanos privados y fundaciones que la clínica en Culebra se está reconstruyendo actualmente. Y cuatro años más tarde, el hospital de Vieques todavía no ha sido reconstruido.

Así que no tan sólo no existen líneas de suministro estables para la gente de esos municipios, tampoco existe atención médica estable en Vieques. Y, creo que una de las cosas muy interesantes que se está diciendo a mediante esta narrativa de Aguadilla, de Juncos, de San Juan, es que la distribución y circulación de artículos de socorro no se hizo de una manera que apoyara a la gente.

Y de hecho, en varios casos, las organizaciones que se supone apoyaran a la gente, sacaron bienes de las manos de la. gente. Y eso es algo que es muy importante que todos nosotros pensemos en que sistemas están establecidos y cómo están funcionando esos sistemas? Gracias.

A las tres por permitirme compartir partes de su narrativa y hacerle estas preguntas de seguimiento. Se los agradezco muchísimo. Una de las cosas que quiero destacar de esta conversación y ver si podemos tener un poco más de tiempo dedicado es esta idea de lo que sucedió en nuestras comunidades cuando vimos fallas de gobierno en diferentes espacios cuando empecé este proyecto y esto es un proyecto de gobernanza compartida, Lo que eso significa es que los estudiantes pueden compartir conmigo los procesos de toma de decisiones.

Y recuerdo muy claramente haber tenido una conversación en una de las clases de Brenda en la que entré. Y yo estaba como, estoy muy enojada por todo. Y creo que deberíamos estar hablando de lo decepcionados que estamos sobre todo. Y los estudiantes dijeron, Sí, profe. Pero ¿y si cambiamos un poco y hablamos de la respuesta comunitaria, y hablamos de cómo la gente cotidiana se convirtió en héroes levantándose en un momento en que nadie venía por ellos y dijeron, ¿qué puedo hacer?

Y ese fue un momento muy importante para mí y el proyecto fue totalmente cambiado hacia la respuesta comunitaria al desastre. Y sabemos que hubo fracasos del gobierno y los fracasos del gobierno se revelan cuando vemos el heroísmo del pueblo. Y sabemos, que este término resiliencia, que está ligado a Puerto Rico es frecuentemente una palabra problemática porque el heroísmo es hermoso, maravilloso y sobresaliente.

Pero no excusa los fracasos a nivel del gobierno. Y me gustaría preguntar a cada uno de ustedes por un momento porque cada uno de ustedes ha participado en estos maravillosos proyectos donde han dicho, ¿qué puedo hacer para ayudar a mi comunidad? ¿Qué puedo hacer? Que grano de arena puedo contribuir. Así que me gustaría preguntarles, si les gustaría hablar un poco sobre esta idea de la respuesta de la comunidad y las formas en las que se impuso, las formas en que la gente a su alrededor se acercó y las formas en que las comunidades de Puerto Rico se levantaron para ayudarse mutuamente en este momento de terrible crisis.

Zaira, ¿quieres empezar esta conversación?

En la comunidad, que sufrió esa gran inundación. en Aguadilla, había muchas familias. Y de hecho, la comunidad se llama Callejón El Pidio, y se encuentra en el Barrio Camaseyes, en Aguadilla. Y resulta que, lo que no sorprendió a nadie, no había ido Nadie de FEMA, nadie del municipio, ninguna agencia federal en absoluto había aparecido y las familias estaban hartas.

Así que la vendedora de Avon de nuestra comunidad, algunos jubilados que vivían allí, así como varios miembros con diferentes destrezas funcionales, que sacaraon de su tiempo comenzaron a halagar a las agencias gubernamentales. Y por supuesto, ya que, como mencioné antes, el vecindario queda tan cerca de un aeropuerto. Significa que hay que llamar a la autoridad de los puertos para estos tipos de asuntos.

También significa que debido a la inundación y la emergencia, es necesario llamar a FEMA. Significa que es necesario llegar al municipio de . Aguadilla. Así que se tomó el tiempo de escribir todas estas cartas, pero la mayoría de la gente de la comunidad habla español, y estas son en su mayoría agencias federales. Así que no van a responder si no los saludas en su idioma.Y estas fueron algunas de las luchas que estábamos experimentando. Así que, por supuesto, se comunicaron, sabían que yo era dueño de un negocio y sabían que soy una educadora. Así que dijeron, Zaira nos puede ayudarnos con eso. Así que mi papel realmente era aparecer y estar allí, cuando se necesitaba una traducción o corrección de textos cosas simples como imprimir un documento y, colocar mi firma en algún lugar.

Pero la mayor parte del trabajo, el trabajo pesado que hizo la comunidad, fueron los únicos que consiguieron un representante de FEMA para visitar y hacer un recorrido por la zona. Pero hasta el día de hoy no ha pasado nada para la comunidad del Callejón El Pidio, en Aguadilla. La familia todavía vive exactamente de la misma manera en mi caso, yo alquilaba en ese momento. Así que dejé esa comunidad. Nos mantenemos en contacto. 

Sí. Y sólo para aclarar, la comunidad de la que habla Zaira es una comunidad que estaba completamente bajo agua y no quedan cerca del océano y no quedan cerca de un río. El sistema de alcantarillado se inundó y desbordó. Y cuando mencioné el término aguas negras en la narrativa de Zaira, el agua era negra porque estaba llena de veneno del sistema de alcantarillado.

Correcto. Si.

Muchas gracias por compartir eso, Zaira. Lorel, ¿te gustaría hablar sobre el mismo tema, esta idea de unión comunitaria, especialmente cuando había lagunas y fallas de los sistemas establecidos para apoyar a la gente?

Sí, claro. Zaira, gracias por compartir tu hermosa historia. Y tú también eres mi héroe. En La Perla, tenemos que volver atrás y entender la mentalidad de la gente de La Perla, que es una comunidad marginada discriminada, y que ha pasado por mucho durante décadas. Cuando te detienes a pensarlo, eso perjudica a la gente. 

Y la mayoría de la gente aquí, no se apoyan mutuamente. Ese es uno de los problemas más grandes que tenemos en nuestra comunidad como esta. que no les gusta hablar entre sí, aunque siendo familia o parientes. Y después del huracán y el abandono del gobierno. Nos unimos como comunidad. Nos ayudamos unos a otros. 

Estábamos sacando todo de las calles, quitándolo todo, ayudando a la gente.Y en un momento, empezamos a cortar un árbol que cayó, y lo usamos encender una llama. Y cocinamos con esa llama y todos empezaron a traer comida para cocinar, y así era la cocina comunitaria. Abrimos, y alimentamos a mucha gente durante meses. Desayunos, almuerzos, cenas, cualquier cosa que pudiéramos hacer con el pequeño presupuesto que teníamos por 14 días en La Perla estamos a dos minutos de todos los buques portacontenedores, y toda la ayuda humanitaria que llegaba. Y somos los vecinos del gobernador de Puerto Rico. Bien. Por 14 días, nada entró a una comunidad devastada y desatendida que queda a dos minutos de la mansión del gobernador. Nada. Pasaron meses, y no vino nada del gobierno. Todo lo que llego a esta comunidad fue privado, de parte de benefactores. Músicos, actores, fundaciones privadas. Fue una negligencia total y completa, a pesar de que fue muy hermoso ver a todos los vecinos uniéndose, para poner la comunidad en orden nuevamente, y nuevamente en su lugar y hasta el día de hoy.

No sé si estoy hablando mal de FEMA, pero no creo que hayan ayudado a nadie de la comunidad. Todas las casas que hemos construido. han sido debido a ayudas privadas de fundaciones o músicos o actores o. Ciudadanos preocupados de la diáspora de quienes hemos tenido mucho apoyo. Así que muchísimas gracias.

Pero sí, fue caótico y hermoso y el sentido de comunidad que vi en ese momento, es muy necesario para todos. Las personas comienzan a hacer y construir comunidad Comienzan a tener una evaluación de los profesionales de los maestros, de los abogados de las personas que saben cómo hacer fontanería, electricidad- los cuidadores de los ancianos.

Eso es muy importante. Además, la gente encargara de nuestros hijos por una semana, para encargarse del desastre. Porque, esas son cosas en las que tenemos que empezar a pensar, aunque no queramos.  Sí. Pero vamos a ver suceder muchos eventos más grandes debido al calentamiento global. Así que sí, por favor, tengan eso en mente. Es algo difícil de procesar, pero salvará vidas.

¿Tienen sus comunidades esa evaluación de hablar entre sí? Eso es lo que el gobierno no quiere. No quieren que nos conozcamos, y nuestras preocupaciones, nuestras necesidades, nuestras debilidades, nuestras fortalezas. Tenemos que conocerlas. Ok. No tengan miedo de hacer las preguntas. No tengan miedo de iniciar una conversación. Eso es lo que saqué de esta experiencia. Eso es lo que quiero compartir con todos. Así que comience a realizar estas pequeñas acciones que pueden salvar vidas. 

Si, Lorel, muchísimas gracias. Estoy pensando en par de cosas de tu historia, teniendo una nevera estable en Perlarte. Y las personas que necesitan medicamentos, las personas que necesitan insulina, las personas que no pueden vivir sin esa refrigeración y cómo Perlarte lo presentó para la comunidad. Y luego pensar también en el grupo de niños. A quienes le diste la bienvenida quienes vinieron desde la parte suroeste de la isla grande. El 28 de diciembre de 2019 comenzaron en Puerto Rico una secuencia de terremotos llamados enjambre de terremotos.

Y hemos tenido miles de terremotos desde entonces y Perlarte en La Perla, San Juan, tenía un grupo de niños que vivían en una ciudad de casetas de campaña porque sus hogares habían sido destruidos en su centro comunitario. Y creo que una de las cosas que este proyecto ha mostrado es la necesidad de la conectividad, la necesidad de decir, quién está haciendo que y como podemos trabajar en conjunto.

¿Como podemos apoyarnos unos a otros? Y Lorel, tú eres ejemplo de ello. Muchísimas gracias. Lorel. Brenda, ¿te gustaría también hablar de algunas de estas ideas sobre las formas en que las comunidades se unieron después de María?

Si. La razón por la que mi abuelo pudo obtener su diálisis fue porque uno de los miembros de nuestra comunidad, nuestro vecino, nosotros, después del huracán, íbamos allí a jugar juegos de mesa, y su padre también era un paciente de diálisis. Y ella vino corriendo hacia mi mamá y fue como, oh, el centro de diálisis tiene diésel ahora mismo. Tienes que ir, tienes que decirle a tu esposo que vaya a buscar a su padre para que pueda ir a recibir el tratamiento. Y así fue como mi abuelo pudo comenzar su tratamiento nuevamente cuando pensamos en comunidad, solemos pensar en todo, muchas personas y la respuesta comunitaria, un montón de 50 personas trabajando juntos en equipo.

Nosotros, en mi comunidad, pude ver como ... que sólo queríamos ayudar cuando FEMA entrego cajas al muni-, municipio, cada gobernador de municipio era responsable de distribuir los bienes en Juncos, que es donde soy;que está en el este de la Isla. A la isla grande, Puerto Rico, sólo se les entregaron bienes que sobraron.

Vivimos en la parte rural más amplia de la Isla. Nuestros vecinos son ancianos porque muchos ancianos tienden a vivir en la parte más alta, partes del monte, en las montañas de Puerto Rico. Recuerdo como si fuera ayer, mi padre, mi hermano, mis tíos. sin camisas, con pantalones cortos y descalzos corriendo por la colina y yendo a la gente del municipio. Hay gente en la montaña, tenemos que llegar a ellos. Ustedes tienen subir a la montaña. y ellos decian, oh sí, pero estamos distribuyendo aquí primero. Y luego iremos allí. Y mi papá, mi hermano, y mi tío recogiendo cajas, corriendo por la colina, bajando. tomando agua, subiendo la colina, yendo casa por casa.

Y eso es algo que en los terremotos que vimos cuando los terremotos comenzaron a golpear la isla, recuerdo que un grupo de mis amigos dijeron, tenemos que enviar ayuda. Y todo esto se debe a que durante el huracán no recibimos la ayuda que necesitábamos. La isla, la gente de la isla, la comunidad necesitaba levantarse y realizar el trabajo.Y recuerdo ir al lado oeste que queda a dos horas de distancia en carro de donde soy en Puerto Rico, y solo ver Filas de camiones, llenas de suministros y suministros y comida y casetas de campaña. Y recuerdo a amigos y mucha gente realizando eventos en Facebook. Ok. Tal día, nos encontraremos aquí a las 5 de la mañana. Vamos a sacar nuestros camiones e iremos al lado oeste y enviaremos comida y llevaremos todo lo que necesitaban porque aprendimos del huracán María. Y el huracán Irma que si nosotros, como comunidad, no decimos presente, las posibilidades de que nuestro gobierno lo haga son realmente bajas. y eso es algo que siempre tendría en mi mente.

Y eso es algo que ahora pienso que para mucha gente, en Puerto Rico y de la diáspora es como la primera respuesta que tienen cuando suceden cosas malas en nuestra isla y en nuestras islas hermanas. 

Si, Brenda, muchísimas gracias. Eso fue muy poderoso.  Y una de las cosas sobre las que he estado pensando mucho últimamente es lo que está sucediendo durante el tiempo de COVID-19. Todavía hay 20,000 hogares en Puerto Rico que todavía están registradas como sin techos después del huracán María. Ahora estamos en el cuarto aniversario del huracán María, y hay 20,000 casas registradas como sin techos. Todavía tenemos personas desplazadas de los terremotos. Todavía tenemos agua corriente inestable.

Todavía tenemos agua corriente contaminada. ¿Cómo te refugias en tu hogar? ¿Cómo te lavas las manos repetidamente cuando tu hogar no es seguro y tu agua no es segura? Gracias a las tres por contestar esa pregunta. Se los agradezco muchísimo. Me gustaría transicionar ya que, al acercarnos a la conclusión de nuestro programa esta noche, me gustaría pensar un poco en algunos otros tipos de recursos que la gente necesita después de un desastre.

En mi caso, sabía que la razón por la que íbamos a volver al salón de clases es porque el recinto universitario podía proporcionar refugio. Podía ser una ubicación central para alguna distribución de alimentos. Teníamos algunos generadores y algo de electricidad. Allí Nuestro agua corriente era bastante estable. E incluso de vez en cuando, podríamos tener algo de Internet allí.

Pero cuando regresé a mi salón, no sabía exactamente lo que iba a hacer. Mi pareja y yo estuvimos en filas de agua durante horas. Estuvimos en las filas de gasolina por horas, y al lado nuestro estaban nuestros estudiantes. ¿Cómo volvemos al salón de clases y pretender que todo sigue como de costumbre. Recuerdo correr a casa para que pudiéramos volver a nuestra casa antes de que se pusiera el sol después de un día completo de enseñanza para que pudiéramos conseguir las velas encendidas para que pudiéramos conseguir la estufa del campamento, conectar el propano a la estufa del campamento, averiguar cuánta gente necesitábamos alimentar esa noche y qué estaba pasando antes de que bajara el sol. Así que cuando pude buscar algunos recursos para el salón y decir, ¿cómo entro y cómo enseño a través de nuestra nueva realidad? cuando yo era la afortunada. Las cosas que yo estaba haciendo después de la puesta del sol eran bastante sencillos comparado a lo que tenía que hacer otra gente. ¿Cómo honramos y respetamos esas experiencias?

¿Cómo realizamos el trabajo que tenemos que hacer en el salón de clases mientras honramos y respetamos esas ideas? Una de las partes de la asociación con voice of witness que más me atrajo es que se elabore y distribuya un currículo que acompañe a cada libro voice of witness. gratis. Me sentí encantado y honrado cuando mi amiga Zaira, que es una narradora en este libro, aceptó tomar toda su experiencia profesional y traerla al currículum para el libro de Mi María.

Y antes de concluir esta noche, le pediría que hable un poco sobre cómo se ve ese currículum, la forma de ese currículum y cómo apoya el libro y apoya no sólo a las personas en Puerto Rico que han pasado por esta experiencia, sino como dice Lorel, nos encontramos en tiempos peligrosos actualmente, el clima global está en crisis y personas alrededor del mundo están experimentando desastres parecidos a María, desafortunadamente. Zair, ¿Podrías hablarnos un poco más sobre el currículum? 

Ha sido un honor trabajar en este currículum. Obviamente, no ha sido una tarea fácil tampoco, pero he tenido el apoyo de un equipo increíble de voice of witness y su división de educación encabezada por cliff Majore y Erin Vaughan. También hemos contado con la ayuda de nuestro equipo de asesoría curricular de estudiantes de posgrado y pregrado de, y también ex alumnos de la universidad de Puerto Rico en Mayagüez. Van Ramos, Brenda Flores que está aquí con nosotros hoy, y hemos estado trabajando en la elaboración de planes de clase que sí, que complementan el libro Mi María sobreviviendo la tormenta, pero son sobre mucho más que sólo esa fecha de septiembre cuatro años atrás.

También incluye temas como la preparación para desastres, que trascienden este archipiélago caribeño y siguen siendo relevantes para cualquiera que viva en este planeta. Así que ciertamente es un tema que es pertinente para muchos de nosotros, como la representación del colonialismo y la globalización de la identidad, y cómo. Nuestras propias conexiones y dependencias entre nosotros pueden ser algo positivo.

Pero al mismo tiempo, cuando hablamos de una colonia o poblaciones vulnerables, que carecen de poder, pueden ser muy peligrosas. Así que estamos muy orgullosos de compartir este plan de estudios que se lanzará con el libro. Y tiene planes de lecciones en inglés y español usando el departamento de estándares educativos de Puerto Rico para educadores locales del archipiélago caribeño.

Pero también incluye planes de lecciones en inglés alineados con los estándares básicos comunes. Y también se desarrollan para que nuestros estudiantes de inglés en el continente y el Caribe puedan beneficiarse y participar plenamente de este increíble libro y las actividades que son de cortesía. Así que invitamos a los educadores de todo el mundo a obtener ese plan de estudios y comiencen a trabajar con Mi María en sus salones.

Muchas gracias, Zaira, Y creo que este es un plan de estudios particularmente poderoso para los estudiantes, especialmente para aquellos que son curiosos y ya interesados en algunos de estos temas. Y mi sincera esperanza es que este plan de estudios ofrezca apoyo a múltiples maestros que están en la misma posición que yo estaba después del huracán María y en busca de recursos.

Brenda, no quiero ponerte en un aprieto, pero como eres una estudiante que estuvo involucrada en este proyecto, estuviste involucrada en dos cursos separados. Y luego, más allá de los cursos, cuando ya no recibías crédito por los cursos, trabajaste conmigo como socia en la narrativa de tu padre por años después de que terminaran esos cursos.

¿Tienes algún pensamiento o idea que te gustaría compartir sobre ser un estudiante del proyecto?

Sí, claro. Acabo de recordar el soplo de aire fresco [risas], que sentí cuando entré a un salón de clases después de un evento tan traumático y cómo alguien que vemos como, en la madrugada, preguntar, ¿cómo estamos? No esperar que estuviéramos siguiendo el plan de estudios u, ok. Nos habíamos quedado aquí, volvamos a ello. No, hubo una conversación, había seguridad, era un espacio seguro. Siempre la menciono porque esa profesora y tu nos ayudaste tanto y a sus alumnos a lo largo de todo este proceso Al igual que la Dra. Jennings, Ella creó un grupo de WhatsApp para todos nosotros, y recuerdo que para los estudiantes del salón de clases que. no tenían Internet todavía que no tenían agua corriente, con energía eléctrica que llegaba y se iba.

Recuerdo que enviábamos mensajes de texto diciendo, oh, tengo luz en mi apartamento. Ven, puedes imprimir acá, puedes trabajar acá. Puedes estudiar acá. ¿Quieres algo de comida? Así que fue una experiencia realmente hermosa en el sentido de que pudimos tener y construir tal comunidad dentro del estrés académico que estábamos pasando actualmente, que era algo que lamentablemente no todos los estudiantes que asisten a la universidad tuvieron la oportunidad de experimentar.

Y siento que lo que un plan de estudios como la de este libro, abrió esa conversación donde el. Profesor el maestro y el estudiante ve algo más allá que un estudiante en un salón, un profesor en una salón, sino verlos a todos como seres humanos y las necesidades que están pasando, porque realmente no sabemos lo que la gente está pasando en sus hogares.Y luego de un evento tan horrible, es sumamente importante tenerlo en consideración. Por lo que siento que es algo que verdaderamente [risas] debe ser implementado. 

 Sí.

No en todos los espacios. No sólo en el mundo académico, sino también en los empleos y todo eso. 

Si, muchísimas gracias, Brenda. Ah, Hasta hace poco, me enfoqué mucho en cómo todos en la universidad éramos co-participantes en un trauma comunitario y cómo esa experiencia compartida necesariamente cambió las cosas en nuestro salón de clases.

Y creo que ahora que todos somos globales a nivel mundial, todos somos co-participantes en el trauma compartido de COVID-19, y eso remodelará los salones de clases nuevamente. Sólo quiero concluir con, tuvimos un momento maravilloso en el que invitamos a algunas de las personas que siguen voice of witness a enviarnos algunas preguntas con antelación.

Y pudimos seleccionar una de esas preguntas para presentarla al grupo hoy. Y esa pregunta es. Sabiendo que el daño causado por la tormenta y la subsiguiente respuesta o falta de ella todavía no ha sido plenamente abordado. ¿Cuáles son algunas de las cosas que podemos hacer hoy para ayudar a apoyar a nuestra familia y compatriotas de Puerto Rico?

¿Puedo preguntar si alguien en nuestro grupo quisiera responder a esta pregunta tan pertinente cuando estamos en espera y nos sentimos indefensos viendo situaciones de trauma y tragedia, ¿qué cosas podemos levantarnos a realizar?

Si no hablo, voy a explotar, ¿ok? Primero que nada, los puertorriqueños no tenemos ni voz ni voto. Ustedes los puertorriqueños de la diáspora puertorriqueña son hermosos compañeros representantes. Deberían estar hablando con sus congresistas, y no sólo que deberían crear y formar asociaciones de puertorriqueños allá, y postularse a las posiciones legislativas, e ir al Congreso a comenzar a involucrarse en los sistemas. Eso es lo que no quieren que hagamos por favor, esa es la parte más importante. En segundo lugar, fuiste allí para mejores propósitos económicos para mejorar tus finanzas para conseguir más dinero, una vida mejor. Compren una propiedad en Puerto Rico, podemos administrarle sus Airbnbs. Podemos administrar sus propiedades desde aquí, pero necesitamos que inviertan su dinero en la Isla.

Ok. Compren propiedades. Lo están haciendo. Ahora mismo disponible para todas las personas hermosas. de la diáspora. los queremos de vuelta en la isla. Bueno. Ese es mi mensaje para ustedes. ¿de acuerdo? No sé. Si las chicas quieren decir algo más, pero ahí va mi parte. [Risas] 

Lorel, voy a traspasar la cámara a darte un abrazo.

Gracias, Lorel por esas palabras no sé si puedes ver esto en el libro, hay una lista de 10 cosas que puedes hacer, asegúrate de que cuando consigas el libro, puedes ir a la parte de atrás y mirar 10 cosas porque tenemos un problema de que tenemos ciudadanos que no pueden votar, y eso no está bien.

Eso no está bien. Y yo secundo a Lorel al decir bienvenidos a casa. Zaira y Brenda, ¿quieren responder a esta pregunta también? 

Añadiré dos cosas más, dos cosas también concretas. Me encantaría invitarlos a hacer que sus compañías mantengan a sus fuerzas armadas, a hacer que sus servicios marítimos rindan cuentas por ayudar al pueblo de Puerto Rico.Cuando las cosas van mal y cada día tratamos mejorar nuestra calidad de vida. Creo que es una acción muy concreta. Y por supuesto apoyar a las empresas locales, muchos de nosotros tenemos nuestras propias tiendas de comercio electrónico en línea y somos muy capaces. Sólo estamos comprometidos a permanecer en el archipiélago, pero podemos ayudarle a distancia también.

Y tenemos gente increíble en la Isla que pueden proporcionar servicios o productos para ello. Quería mencionar, que si sientes que no conoces de ningún recurso o ningún lugar donde no encuentres información, hay muchos. Pasamos mucho tiempo en las redes sociales y hay muchas cuentas de redes sociales que son responsables de hacerle saber lo que está pasando en el archipiélago. para que sepan todo sobre nuestro estatus como colonia.

Tengo una mini lista que puedo mencionar. Estas son todas las personas que están a cargo de decir lo que está pasando e informan a la gente de Puerto Rico, fuera de Puerto Rico, una parte de la diáspora, y no tienen miedo de decir las cosas como son. Ese es otro recurso que creo que es muy importante. 

Sí, Brenda, gracias por preparar esa lista. para nosotros. Creo que fue muy útil.

Gracias. Lamento que nuestro tiempo, esta noche ha llegado a su fin. Quisiera de corazón darles las gracias a Zaira, Brenda, Lorel. Siempre digo que no puedo creer cuántos amigos hice en este proyecto. Creo que una de las cosas que hace la sociedad de voice of witness es dar a los editores de estos volúmenes el tiempo, el tiempo para pasar con los seres humanos, sin mirar su reloj sin decir, oh, Dios mío, ¿qué viene después?

Y luego ampliar las historias. Para que estas historias puedan ser compartidas. Así que gracias a mis tres co-presentadoras de esta noche por acompañarme. Fue una conversación hermosa y espero tener más conversaciones. Quisiera decir, gracias nuevamente a nuestros. anfitriones en Haymarket y voice of witness. Quisiera decir gracias a Marci Denesiuk, que es el co-editora de este volumen.

Quisiera decir gracias a Jocelyn, Helliga Vargas. Quien fue mi co-maestra en la universidad. He enseñado dos de los primeros cursos y ella ha enseñado dos de los primeros cursos también. Así que muchísimas gracias a ella. Y quisiera darles las gracias a Emmanuel Rodríguez, Román López, Soto, Chenaya Tatiana Lyn González, Wendy Díaz, Nielda Rodr-, Rodríguez, Colatso, Rafeal Ramos Diaz, Vivian Miranda Rodríguez, José García, Zapozeda Carlos Buenio Rodríguez, Sandra e Israel, González, Belle Marie Torres, Velásquez, Nica Irezare Ortiz, Carlos Figueroa Vásquez, Luiz Flores, López, que es el padre de Brenda, Miliana. Evalisa Montañez León. Esos son los narradores que han compartido sus historias, compartieron sus almas con nosotros en este libro.

Espero que tengan tiempo para disfrutar de este libro. Espero que tengan este tiempo para compartir estas historias, y espero que se muevan a apoyar al pueblo de Puerto Rico. Gracias y que tengan una vida hermosa.

  • Mi María: Surviving the Storm

    Puerto Rican voices share their stories of surviving Hurricane María and its aftermath.

  • '